Contacta amb nosaltres al T. 973 224 222

Dificultades en la lactancia

Las fuerzas de compresión durante el parto pueden afectar negativamente en algunos casos, sobre todo en partes largos o difíciles, o que han necesitado instrumentación como las ventosas o fórceps.

El sistema nervioso y el cráneo del bebé son muy vulnerables y, por tanto, estos partes pueden bloquear algún hueso del cráneo que haga que al bebé le cueste mover la cabeza en los dos sentidos iguales.

 

“Siempre quiere el mismo pecho! No abre bien la boca! Le cuesta tragar! Saca muchas bocanadas! Siempre pone la cabecita en la misma posición! “

 

Son algunas de las afirmaciones que hacen las madres, que nos dicen que el niño tiene tensiones en el cráneo, en la parte anterior del cuello e, incluso, al diafragma.

Hay que hacer una buena historia clínica y valoraremos las tensiones de todo el cuerpo del bebé, poniendo más énfasis en el cráneo, la boca, las costillas, el diafragma, las hioides y la parte anterior del cuello.